martes, noviembre 08, 2005

LA TINA DE AYER

La casa donde viví mis primeros cinco años, tenía tina en el baño y yo era muy feliz. Pasaba mucho rato ahi jugando, era la única manera de que mi Señora Madre podría hacer que me bañara. Metía mi barco Pirata Playmobil y yo era feliz. A la hora de salirme, destapa el hoyito ese y esperaba a que toda el agua se fuera, el barco encayaba. Casi cuando el agua se iba en su totalidad, aparecía un remolino que siempre lo miraba con atención. Infinidad de vez traté de agarralo pero se deshacía antes de que sacara mis manos del agua.

En el depto que vivo actualmente también tiene tina pero nunca la había usado, se desperdicia mucha agua y gas. Pero hoy decidí usarla. Así que la llené con agua calientita (por cierto, se me acabó el gas, carajo!). Puse una mesita junto. Sobre la mesita coloqué un cenicero, malboro rojos, un encendedor, celular y teléfono. Tomé un libro y me metí.

Estuve aproximadamente 40 mins en total relajación, sublime. Cuando noté que mi propia mugre flotaba alrededor de mi, reí recordando cuando jugaba con el barco pirata playmobil.

Era momento de salir, así que destapé el hoyito y esperé a que el agua se fuera toda, sobre todo esperaba encontrar otra ves el remolino y tratar de atraparlo. Esperé en vano, nunca apareció.

7 comentarios:

ElMozambique dijo...

una tina, siempre tuve ganas de que en la casa hubiera una tina para jugar asi, lo mas parecido fue una alberquita de plastico de esas de 1.5 mts de diametro, ahi me quegdaba hasta que parecian pasitas los dedos de tanto estar.

siguele con los baños de asiento,jeje total gas siempre va a ver

Saludos mi estimado Darth

Lalo dijo...

Las tinas de baño siempre han sido la delicia de los niños Darth, pero la vida moderna (ademas de el espacio y la creciente escases de agua) van imponiendo el utilizar solamente regadera.
Mi recuerdo mas placentero de una tina de Baño fue durante mi luna de miel (hace ya tantos años) donde mi esposa y yo disfrutamos de empezar nuestra vida juntos.

Que te sea leve

Saludos

Lili Evil dijo...

"...noté que mi propia mugre flotaba alrededor de mi..."... ¡Pues cuánto tiempo llevabas sin bañarte compañebrio! jaja, no te creas, escribo de puritita envidia porque mi sueño de tener una tina no se ha cumplido todavía.

En la mesita yo hubiera puesto un libro, una grabadora tocando un CD de Dead can dance, chocolates, café y una vela encendida haciendo un hueco en la obscuridad.

Kix dijo...

:-) Casi pude percibir ternura en tu relato... la verdad es que uno vive la vida sin acordarse del pasado, de esos pequeños placeres de la infancia que nos hacían felices.

Saludines.

Chica Yeye dijo...

jajajaajj mugrosoo! jejej.. a mi me gustaba quedarme en las albercas hasta queme ponia como viejito! jejej arrugadaa arrugada.. jaja que tiempos aquellos!

recordar es volver a vivir!
besos..

control_zape dijo...

Los remolinos rulean. Yo me divertía horas viéndolos cuando limpiábamos la alberca de la casa de mis papás. Lamentablemente esa diversión se acabó pues convirtieron la alberca en cisterna. snif. snif.

dave dijo...

jajajajaja yo metía mi barco playmobil en el lavadero del patio